¿ES TU PROYECTO COMUNICABLE?

Me dedico a la comunicación y pongo todo el empeño en lograr un estándar de calidad muy alto con cada nuevo cliente, con cada nueva acción. Dentro de mis cometidos, además de gestionar la comunicación, está la de ser comercial de mis propios servicios. Por un lado, parte de mi clientela es fruto de dicha actividad comercial; otra (gran) parte viene sola, surge de manera espontánea, bien porque ya me conocen, o porque han leído alguno de mis blogs, por referencias… Y con este tipo de clientes es donde suelo meter más la tijera. Os cuento por qué.

Aunque suene raro, no es un acto de chulería, a más de un proyecto he tenido que mostrar mi negativa. No es que me sobren clientes (creo que a nadie le sobra ni uno solo); lo que sucede es que hay clientes que no salen rentables. Con independencia del sector en el que te muevas, seguro que habrás notado que hay empresas que tienen un producto/servicio que no hay por dónde cogerlo. Y me explico: casi por norma, cuando me entrevisto con el directivo de la empresa que quiere comprar mis servicios siempre me dice que lo suyo es lo mejor (obvio), que como él no hay nada igual, que carece de competencia y que su producto va a arrasar. Después de escucharle, tomar notas y analizarle, al día siguiente te sientas delante del portátil y descubres que hay 50 empresas que le hacen sombra (y 48 de ellas con más potencial que él); que sus productos son de todo menos originales; que su I+D es inexistente….vamos, una perita en dulce para que sea un fracaso en toda regla (desde el punto de vista de la comunicación).

Ante este panorama, uno tiene que estudiar la situación y se vislumbran varias alternativas: a, tirar hacia delante, decirle que le gestionas la comunicación y que sea lo que Dios, Alá, Mahoma o Buda quiera; b, decirle que le trabajarás la comunicación pero le pones pegas, para que vaya haciéndose a la idea de que no saldrá más que en el medio local de turno, y si hay coña suerte, en algún medio de más enjundia después de llorarle a algún redactor jefe/amigo tuyo de toda la vida; c, decirle que muchas gracias por pensar en mi empresa, pero que no creemos que su producto/servicio vaya a tener un buen resultado en los medios y que se busque otro DIRCOM. Fin de la historia.

Para elegir entre una de las tres opciones (a, b o c) , siempre les aclaro a mis potenciales clientes varios aspectos:

1. No estás solo en el mundo empresarial. A tu lado hay cientos de empresas -como mínimo- tan buenas como la tuya. Y todas ellas hacen malabares para salir en los papeles. Con la crisis editorial, los medios de comunicación han visto mermados sus recursos económicos al haber menos ingresos por publicidad. O lo que es lo mismo: menos páginas para el mismo -o más- contenido. Esto hace que el periodista en la redacción se las ingenie para sacar en sus páginas lo más relevante, dejando quizás en el cajón de los recuerdos esa (tu) nota de prensa, aquella (tu) tribuna de opinión o la (tu) posible entrevista. De manera adicional está la labor de la Agencia de Comunicación en el backstage (mi tarea), que ha tenido que saber vender excepcionalmente bien sus clientes, con historias muy buenas, potentes (algunas veces incluso regalando una exclusiva), aportando datos que le permitan al periodista de la redacción construir una historia interesante para sus lectores. Y si además eres capaz de vendérselo por “entregas” y lograr salir más de una vez en un par de meses, entonces chico eres un genio 2.0

2. El tiempo cronológico ha variado sustancialmente desde el punto de vista de la comunicación. Antes de la irrupción de Internet, con la prensa escrita, la televisión y la radio, una noticia podía estar viva durante horas sin que otra le hiciera sombra; quizás el más fácilmente actualizable era y es el medio radiofónico Con la llegada de Internet, la concepción del tiempo cambia. En un minuto, el tiempo que tarda aproximadamente tu portátil en iniciarse e ir a una página web, en youtube se habrán subido más de 30 horas de contenido; en twitter se habrán creado unas 320 nuevas cuentas y se habrán publicado más de 100.000 nuevos tuits. Como podrás observar, ahora tu empresa tiene más herramientas para “hacerse ver”; pero también tienes muchos más competidores.

60

En el tiempo que puedas tardar en leer este post se habrá generado tanto material documental e informativo en las redes sociales que no tendrás vida suficiente para poderla “consumir”. ¿Entiendes ahora el valor de un tuit?

Como ves, tu timeline ha quedado completamente desfasado en esos escasos 60 segundos. Y es cuando ves que tu empresa no es más que una gota de agua en el océano.

3. Tienes que contar con imprevistos, con imponderables. Recuerdo hace años, cuando trabajaba en la revista PC World, el grupo editorial hizo una campaña de medios impresionante….justo el día en que el Príncipe de Asturias declaraba su amor por la periodista. Y claro, nadie nos hizo ni caso. Año más tarde, un 7 de febrero de 2007, trabajando para una agencia de comunicación, trajimos a Al Gore a Madrid para que diera una charla sobre el cambio climático. Conseguimos acreditar a más de 300 periodistas de todo el mundo. Sonaba a éxito rotundo y nos frotábamos las manos…hasta que nos dijeron al oído, en medio del evento, que Erika, la hermana de Leticia Ortiz se había suicidado. Creo que fue el mayor de los fracasos. Una noticia -no sé si más importante- había fagocitado una labor de meses y un dineral en el presupuesto.
De lo que se pueden extraer dos conclusiones muy claras: una, los imprevistos existen, y te pueden tocar; y dos, la casa real me trae mala suerte.

Así las cosas, por lo general, la opción c quedaría desterrada por cualquiera con dos dedos de frente. Pero yo, que mi frente se está empezando a quedar despoblada -quizás en parte por la experiencia de la vida-, es por la que suelo optar cuando veo esos vendedores de humo, con productos magníficos. Y prefiero quedarme sin un cliente y dejar de facturar 1000 € más cada mes a que me asocien en el corto plazo con el DIRCOM mercenario, porque hay proyectos empresariales que, para que puedan ser comunicados, primero tienen que ser bien gestados y bien gestionados.

Quisiera conocer tu opinión. Espero tus comentarios, críticas, aportaciones…

Anuncios

Acerca de Santiago Carro Díaz

Periodista especializado en TI y sector educativo, con 18 años de experiencia en prensa escrita, radio e Internet; gestionando eficazmente la comunicación a pymes y grandes cuentas.
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Galicia, Negocios y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿ES TU PROYECTO COMUNICABLE?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s