EN LAS NUBES

El castellano introduce en varias frases el vocablo nube (y su plural): “Estar en las nubes”, “la gasolina está por las nubes”, etc, Ahora, en pleno siglo XXI hay que añadir una: la foto/documento/vídeo/aplicación está en la nube; y no porque se haya perdido o dispersado, sino todo lo contrario.

En la nube está el futuro. No te quedes descolgado de ella.

En la nube está el futuro. No te quedes descolgado de ella.

En poco menos de un lustro hemos pasado de la fiebre de los discos duros físicos en casa en una amplia gama de tamaños (micro SD, USB, o de sobremesa) a tener alojada toda nuestra “vida” a través de vídeos, fotos, montajes y música en la nube. Quienes se dieron cuenta del potencial -a mi juicio- fueron Google y Microsoft al lanzar, en paralelo con su servicio de correo electrónico, Drive y OneDrive; o lo que es lo mismo: discos duros “virtuales” donde almacenar tus “cosas”. Sin embargo, también mi opinión, no se trata de almacenar, sino de ordenar. En una casa normalita suele  haber (corregidme si me equivoco): un ordenador (sobremesa o portátil), un tablet, un par de smartphones y al menos una cámara digital. Por otro lado, ahora hacemos más fotos en un día que todas las que yo tengo desde que nací hasta que hice mi primera comunión; y a casi nadie se le ocurre sentarse delante del PC e ir etiquetándolas (bueno, a mí sí). De modo que, ahora comprenderás que más importante que almacenar es ordenar; y aquí entra en juego por ejemplo Dropbox, que te permite subir a esa “nube” todas las fotos que vas haciendo con tus diferentes dispositivos. Ya no puedes decir que “se me olvidó  subir esa foto”.

Sin embargo -sí, soy muy pesado- de lo que se trata es de ordenar. Como muchos archivos suelen tener el mismo nombre -IMG_2344- algo que podría estar muy bien sería aprovechar la capacidad de los GPS para discernir si un archivo ya ha sido almacenado, en función de otras variables, como la ubicación (longitud y latitud de donde haya sido tomada); el tamaño en MB del archivo e incluso, por qué no, con un software que permita identificar lo fotografiado: un paisaje, un coche, personas, qué personas salen en la foto o, por rizar el rizo, el histograma, es decir, la representación de las diferentes tonalidades de colores.

Y para acceder, con rapidez, a toda esa información necesitarás sí o sí una conexión de datos móviles. Con el 3G podías estar un poco en el límite. La tecnología LTE sí va a posibilitar conectar rápidamente con tu nube y abrir ficheros, por pesados que sean.

De cara a aplicaciones empresariales es un futuro ya implantado. Tener un desarrollo -a medida o no- alojado en servidores propios en tu edificio es mucho más costoso que disfrutar de ese mismo servicio alojado ¿dónde?: ¡en la nube!

Ligado a todo esto siempre está el tema de la seguridad. Para los escépticos, siempre les digo lo mismo: Cuando efectuabas una compra en una tienda, o en un restaurante, y se llevaban tu tarjeta, ¿los seguías por si acaso te hacían un duplicado de la tarjeta y la utilizaban después? Imagino que la respuesta es “no”. Y es un no rotundo porque había confianza. Pues ahora sucede exactamente lo mismo: confía en un proveedor y deja tus recuerdos, tus libros…todo, en la nube.

Anuncios

Acerca de Santiago Carro Díaz

Periodista especializado en TI y sector educativo, con 18 años de experiencia en prensa escrita, radio e Internet; gestionando eficazmente la comunicación a pymes y grandes cuentas.
Esta entrada fue publicada en Negocios, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a EN LAS NUBES

  1. Antonio dijo:

    A mi me gusta la nube, pero soy un desartre ordenando.

  2. claudia diaz dijo:

    Me gusta la propuesta,,pero soy tan desordenada en ese aspecto..será porque no estoy todo el tiempo dentro de las nuevas tecnologias,,a ponerse al dia creo!!

  3. Creo que desde la aparición de los servicios para mantener archivos en la nube, he dejado de lado totalmente el uso de pendrives u otros dispositivos de almacenamiento. Coincido contigo con el tema de seguridad, vulnerable es todo, si vamos a vivir paranoicos no utilicemos internet. Creo que en muchas ocasiones se confunde el tema de tener cierta cautela, con no confiar para nada con lo que se sube a la nube. Muchos artículos nos enseñan a tener ciertos recaudos a la hora de guardar y ordenar cierta data en la nube. Habiendo tenido la posibilidad de realizar cursos de linux, que en cierto momento se tocaba el tema de la seguridad, llegamos a la conclusión que el mayor agujero de seguridad se encuentra ubicado entre el teclado y la silla…jajaja!.Como bien lo ha ejemplificado Santiago, quién de vosotros sigue el mozo en un restaurante o al despachante de combustible en un gasolinera?.
    Muy buen artículo Santiago.
    Cordialmente desde Argentina.
    José Luis

  4. Estoy de acuerdo en todo excepto en el ejemplo del restaurante, tienes una diferencia con la nube. Al del restaurante lo coges si te hace alguna (o lo hace la proveedora de la tarjeta),, le puedes dar lo que se merece, al de la nube pueden pasar varias vidas antes de encontrar un responsable (si es que asumen alguna, sobre todo estos servicios gratuitos).
    Nube si pero con igual precaución, o más que lo que pongas en tu propio servidor.

    • Estimado Antonio. En mi opinión, en el mundo que estamos llamando 2.0 deberíamos actuar exactamente igual que “en la calle”, seguir los mismos niveles de seguridad, los mismos patrones…
      Recibe un cordial saludo

  5. Pingback: LA VIDA ES BLOG | ENXEBRE COMUNICACION

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s