GESTIÓN DEL TIEMPO

Vivimos un momento en el que prima la “gestión de”: gestión del talento, gestión de la comunicación, gestión de recursos…Y muchas veces nos olvidamos del intangible más preciado: el tiempo.

Que el tiempo no se te escurra entre las manos. Se productivo.

Que el tiempo no se te escurra entre las manos. Se productivo.

Este blog intenta dar pistas a empresas y freelances para ser más eficientes en nuestros desempeños, gestionar mejor los recursos, ser más productivos… ganar más dinero.

Ahora que está tan de moda eso de escribir compendios, tipo decálogo (u heptálogo), sobre hábitos de personalidades relevantes que han conseguido ser millonarios, yo también quiero sumar mi pequeño aporte. No obstante quiero puntualizar algunas cosas. Por ejemplo: no soy millonario ni creo que lo sea en las próximas dos décadas (por si acaso piensas que por leer esto vas a tener un cuenta holgada en breve); pero sí he conseguido siempre frente a la adversidad levantarme y no caer en el desánimo, lo que me ha permitido no quedare descolgado del mundo laboral. Y hoy día, esto ya es todo un reto.

Hablar de la gestión del tiempo es intentar explicar cómo aprovechar cada minuto del día. El tiempo es algo que ni puedes comprar ni esperes a que vuelva. Por eso, es fundamental cuidarlo, mimarlo y sacar el máximo rendimiento. Ahora, ¿por dónde se nos va el tiempo?

1. Reuniones cara a cara versus Skype: Hace poco tiempo firmé un nuevo contrato con una empresa que dista de mi oficina 772 kilómetros (ida) y otros tantos de vuelta. A pesar de mi insistencia en resolverla vía skye, mi cliente dijo que mejor sería vernos. De modo que para llevar a cabo la reunión de 3 horas y media tuve que invertir, de manera adicional, otras 14 horas de viaje (ida y vuelta) más unos 140 euros de combustible y otros 120 euros en peaje (Portugal es lo que tiene: peajes en todas las carreteras), hotel aparte. Pero más allá del coste económico de todo esto, lo peor para mí, como freelance, era el tiempo que no podía dedicar al resto de mis clientes. Por esta razón,todas las empresas deberían analizar el coste real de una reunión o efectuarla a través de un sistema de vídeo conferencia (hoy gratuitos).

2. Aprovechar sinergias: Lo que en castellano se dice “Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid” no es ni más que menos que aprovechar el tiempo. En el ejemplo que puse anteriormente, puesto que tenía que recorrer Portugal de arriba a abajo, qué mejor que echar un vistazo a mis contactos de Linkedin y ver si tenía alguna reunión pendiente con clientes lusos. Et Voila! Gestioné una reunión con una empresa de tecnología ubicada en Coimbra; de modo que el viaje al menos me sirvió para evitarme otro trayecto similar la semana siguiente: más ahorro de tiempo.

3. Prioriza: No todo el mundo está igual de dispuesto para acometer determinadas tareas en según qué momentos del día. Cada uno sabe cuál es el momento en el que rendimos más. Aprovecha esos momentos para hacer aquellas tareas que menos te gusten. De lo contrario, se enquistarán y al final tendrás que hacerlo rápido; y ya sabes cuál es el resultado de hacer mal las cosas.

4. Gestiona un calendario diario de tareas: Hace años, cuando llevaba la comunicación de unas multinacionales del sector TIC invertía siempre 1 hora en leer la prensa económica, tecnológica y nacional. Descubrí a los pocos días que me permitía afrontar mejor mi jornada laboral, siendo más eficiente y descubriendo nuevas ideas que podía aportar a mis clientes.

5. Móvil, correo electrónico, redes sociales: No es una enumeración al azar. Es un ranking de prioridades por las que un cliente se pondrá en contacto contigo si tiene que comunicarte algo. Si es muy importante, te llamará; si lo necesita en el día, te enviará un correo electrónico; y si se puede resolver en un plazo mayor, te lo hará saber por otras vías. Es decir: no vivas más pendiente por ver tu bandeja de entrada que de tu trabajo en cuestión.

6. Anotaciones: Nadie sabe cuándo tu cerebro va a estallar en creación. Si eres de los que cuesta conciliar el sueño y mientras estás en la cama -en lugar de contar ovejitas- tu mente sigue trabajando pensando qué hacer a tus clientes, qué post escribir o cómo ganarte la confianza de un potencial cliente, mi consejo es tener a mano, cerca de la cama, boli y papel (o el tablet encendido) para anotar aquellas ideas.Por la mañana tendrás tiempo de ponerlas en orden y ejecutarlas si te siguen pareciendo interesantes.

7. Céntrate: Perdón, pero ahí va otro refrán español: “Zapatero a tus zapatos”. Los freelances tenemos, además de dedicarnos a nuestro negocio, resolver cuentas con Hacienda, bancos, etc. Seguramente todos podemos llevar las cuentas y presentarlas en las oficinas correspondientes de Hacienda. Sin embargo, hay que analizar cuánto me cuesta que una Asesoría especializada me gestione todo ese papeleo(que no aporta ningún beneficio a mi negocio y sí me come tiempo) y me permite centrarme en exclusiva a mis clientes. Recuerda que, cada vez más, tus clientes no están en tu barrio, ni en tu provincia: pueden estar en otros países y no puedes gastar tiempo en averiguar tipos impositivos de otros países, contratos, etc.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 2 comentarios

APROVECHANDO POTENCIAL

Estos días ha saltado a la palestra de los periódicos el caso de un joven que, si se descuida, se mete en la cama con Felipe VI y Leticia y aquí no hubiera pasado nada. Se trata de un chico de 20 años que ha sabido burlar la inmensa mayoría de los protocolos de seguridad para sentarse con ex presidentes de gobierno, grandes gerifaltes e incluso estrechar la mano del Rey como si fuera hecho cotidiano. Ahora, le han pillado. Y le quieren llevar a la cárcel por unos cuantos delitos. Yo tengo otra visión.

¿Y si se encauzara todo el potencial de Nicolás hacia actos más positivos?

¿Y si se encauzara el potencial de Nicolás hacia actos más positivos?

Cuando se descubrió este escándalo, pensé en una película que, casualidades de la vida, emitieron a los dos días de publicarse el hecho: Atrápame si puedes, interpretada por Leonardo Di Caprio y Tom Hanks. La película está basada en unos hechos reales y trata de un joven (Frank Abagnale Jr) de 17 años que empezó falsificando cheques de una aerolínea -Pan Am- y acabó falsificando todo: títulos universitarios, suplantando identidades, etc. Durante años trajo en jaque al FBI, liderado por Tom Hanks; hasta que le atraparon. Pero su elevado conocimiento en la materia (la falsificación) le sirvió para que el propio FBI le contratase para ayudarles a detener a otros falsificadores. Con el tiempo, incluso llegó a montar una empresa de seguridad en detección de documentos falsos. Con Frank Abagnale Jr se aprovechó un tremendo potencial, “sirviendo al bien” en lugar de dirigir sus oportunidades hacia actividades delictivas.

Hace años tuve la oportunidad de entrevistar a Carlos Jiménez, presidente de una empresa de seguridad (Secuware) y alma máter del primer antivirus español: el Anywhere (allá por 1996). El caso es que me comentaba algo así como que los hackers se definen ellos mismos como  “personas curiosas, investigadores que se encargan de trabajar en sistemas que funcionan mal y donde la intrusión puede llevarse a cabo”. Para Jiménez, un hacker es un delincuente, que invade sistemas que no son suyos. Sería como “si una persona se metiera en casa de otra sin su consentimiento”. Los hacker, como Nicolás, comparten una misma cualidad: la vanidad; y por aquí es por donde se les suele pillar.

Hace unos 10 años tuve la ocasión de entrevistar a un “empleado de seguridad” de S21Sec, una empresa de seguridad en Internet. No se me facilitó el nombre de la persona puesto que se definió como un hacker. Sí me comentó que antes lo hacía simplemente por demostrar hasta dónde podía llegar; y ahora lo hacía cobrando, alertando a las empresas de los riesgos que tenían sus sistemas informáticos debido a fallas, agujeros y demás vulnerabilidades.

Lo que ha hecho “el pequeño Nicolás”, como ya lo están llamando, es un delito. Pero lo que también es cierto es que ha puesto de manifiesto un buen montón de vulnerabilidades en determinados sistemas de seguridad, tanto en la Casa Real como entre empresarios del Ibex 35 o Moncloa. Quizás una mente avispada debería aprovechar todo el potencial de Nicolás que, hasta el momento, muy probablemente más como un juego, lo ha utilizado en hechos delictivos, para que pueda formar en seguridad a empresas.

Quizás en tu empresa cuentes con algún Nicolás, o un Frank Abagnale Jr., con unas cualidades ocultas muy beneficiosas para tu negocio. Descúbrelo.

Publicado en Ética, Gestión clientes | Etiquetado , | Deja un comentario

GESTIÓN DE PERFILES PROFESIONALES (o “al pan, pan y al vino, vino”)

Hace unos días la presentadora Eva Hache hacía un monólogo sobre cómo han cambiado las denominaciones de los puestos de trabajo en los últimos años. Modificaciones que, con las redes sociales, más vale llevar ciertas precauciones. Mi consejo: llamar a cada cosa por su nombre.in

¿A que os suena eso de Looking for new challenges? Pues es el título que muchos usuarios ponen en sus perfiles de Linkedin. Para el que no sepa de la lengua de Shakespeare viene a decir algo así como “Buscando nuevos desafíos”; o lo que es lo mismo: parado. Y el problema, como decía en la entradilla, viene porque Linkedin rastrea todos los perfiles diariamente y si has tenido las pocas luces de ponerte semejante “cargo” laboral, junto con la poca suerte de no haber avanzado en tu carrera profesional, lo más probable es que la red envíe mensajes a todos tus contactos para que te feliciten por…¿llevar 1 año (o dos o más) sin trabajar? ¿Realmente a alguien le hace ilusión que sus contactos se acuerden de uno porque llevas equis tiempo buscando esos nuevos desafíos?

El caso es que este post lo materializo porque hace unos días vi que uno de mis contactos había sido despedido (algo muy frecuente, y nada de lo que avergonzarse) y tuvo el poco atino de poner algo así como “Director en Apertura de Nuevas Oportunidades”. La consecuencia es que muchos de sus contactos se pensaban que se había cambiado a un nuevo trabajo y las felicitaciones y los comentarios son como un chiste: “seguro que te va de lujo en tu nueva etapa” o “tú sí que eres rápido”. Si lo que quería es trabajar, ahora lo tiene un poco más difícil, creando una realidad (trabajo) inexistente, y las personas que quizás hubieran podido ayudar, jamás se enterarán.

He empezado con un consejo -llamar a cada cosa por su nombre- y quisiera dar otro, para terminar: ten en cuenta que lo que pongas en las redes sociales, para bien y para mal, te definirá ante amigos, compañeros de trabajo, ese director de RRHH que está buscando perfiles como el tuyo… En definitiva, si quieres ser un homo network, haz una buena gestión de tus redes sociales.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , | 1 Comentario

CUIDA A TUS CLIENTES: UNA HISTORIA… “DE QUESOS”

A nadie le cabe la menor duda que Rolex es -probablemente- uno de las mejores marcas relojeras existentes. Que te gusten o no sus modelos no quita para que sea una empresa excelente en su ámbito, con calibres reconocidos, fiables, robustos… Además, a lo largo de la historia, ha ostentado grandes logros como cruzar el Canal de la Mancha y seguir funcionando, o haber bajado a las Marianas. Ahora, ¿cuántos Rolex creéis que podría vender un distribuidor oficial de esta marca relojera si llamara palurdos ignorantes a sus potenciales clientes? Me lo imagino…

quesos

No he ido hace poco a Suiza ni me he comprado recientemente ningún reloj. Pero donde sí he estado este verano ha sido en el norte de España, visitando una granja que vendía un queso realmente bueno. Sin embargo, el servicio de atención al cliente fue…lamentable, empleando un vocabulario poco apropiado y poniendo al cliente como si fuese tonto.

A la hora de adquirir un producto -sobre todo si es un servicio, donde tendremos que recurrir frecuentemente- influyen una serie de características: el precio es una cualidad del producto; su calidad, la garantía que ofrezca el fabricante…Y uno de esos motivos que nos impulsará a que nos decantemos por un proveedor -y no por otro- va a ser por la atención recibida en el proceso de negociación. Si el bien al adquirir un producto, si no me atienden como es debido, siempre podré ir a otro distribuidor o bien elegir un producto de otra marca. Pero si se trata de un servicio, donde el cliente tendrá que ponerse en contacto frecuentemente con el proveedor, lo más probable es que no llegue a buen puerto la negociación: si me han atendido mal antes de comprar el producto/servicio, ¿qué me indica que me tratarán en el futuro como es debido si firmo el contrato?

PD: Certifico que el servicio de atención al cliente en post venta de Rolex es completamente acorde con la marca que transmiten de elegancia, atendiendo a sus clientes con respeto, gusto y mimándoles para que vuelvan otra vez.

Publicado en Comunicación, Gestión clientes, Negocios, Sin categoría | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

IMPRIMIR…QUÉ, PARA QUÉ, POR QUÉ, PARA QUIÉN

Voy a tirar una piedra contra mi propio tejado: ¿Es necesario que una pyme cuente con un sistema de impresión? Buen dilema. Prácticamente la mitad de las pymes considerarán necesaria la adquisición de -al menos- una máquina de imprimir (acorde con sus necesidades), mientras que el resto no lo verán necesario y vivirán en un entorno digitalizado. Bien, ¿y con qué nos quedamos?

Año 2014. ¿Realmente es necesario imprimir?

Año 2014. ¿Realmente es necesario imprimir?

Dos años después de iniciar mi actividad profesional por mi cuenta decidí mantenerme firme en un aspecto: no generar ni imprimir ningún documento en un papel. El ahorro en esta partida es tan mínimo que pasa desapercibido; mi “huella ecológica”, en base a los árboles que he evitado su tala, pues también. Es más, a primera vista incluso podría asegurar que me ha perjudicado en su inicio. Aún hoy, en cualquier reunión con un potencial cliente la charla siempre se inicia con el clásico “intercambio de cromos”. Pero, ¿y qué haces si no tienes tu Panini preparado? Lo vemos más adelante.

Como he dicho al principio, la necesidad de disponer de un sistema de impresión dependerá no tanto de cuál es tu tipo y/o modelo de negocio sino quiénes serán tus clientes tipo. Es decir, si tus clientes no crees que estén “a la última” en tecnología y redes sociales, quizás lo mejor será enviar la propuesta por correo ordinario y en un buen papel con gramaje. Si tu cliente es una pyme joven, con presencia en redes sociales, con un elevado nivel de tecnología, probablemente puedas obviar el enviarle documento alguno en papel. Incluso cuando llegue dentro de unos meses la Navidad podrás enviar un Christma personalizado (nada de “customizado”, por favor) con el que podrás felicitar las fiestas a clientes, proveedores, etc. Facturas, propuestas y resto de documentación se envía siempre -por correo electrónico- en formato pdf, guardando en la nube todos los documentos originales.

Retomando el momento “intercambio de tarjetas”, lanzo una pregunta: ¿alguien tiene, hoy, en el año 2014, los tarjeteros donde se almacenan tarjetas de visita? Por lo habitual, lo suyo es que cuando uno recibe una tarjeta, cuando llega a su oficina, abra un nuevo perfil en su smartphone e introduzca todos sus datos: teléfono móvil, fijo, correo electrónico, skype, dirección física, etc; los más avanzados pondrán en el reverso de la tarjeta un código QR con toda esta información, con lo cual facilitará enormemente el trabajo de “picar” los datos: escanear y listo. Yo de momento soluciono este problema enviándole un correo electrónico donde en mi firma tienen -obviamente, además de la dirección de correo electrónico- mi número de móvil, mi dirección de skype y un enlace a about.me, donde aglutino el resto de mis perfiles (twitter, linkedin, blogs, etc.), de modo que el que no me contacta es -simplemente- porque no quiere. Medios he puesto todos los posibles; y si hay alguna empresa que no ha podido/sabido contactarme es porque -seguramente- no me interese trabajar con ella.

Mi trabajo es 100% digital: escribir artículos en medios electrónicos y gestionar la comunicación efectiva a través de las redes sociales. Cada vez que envío una propuesta de colaboración a un potencial cliente les envío el pdf para que puedan ver qué hago, cómo lo hago, su precio, etc. Hace tiempo estaba hablando con un cliente al que le envié una propuesta y mientras estábamos discutiendo unos puntos oía cómo preguntaba a sus empleados si “alguien sabía donde estaba la presentación”. Es decir, habían impreso -por lo que me dio a entender- un par de copias. Teniendo en cuenta que es una pyme donde los trabajadores cuentan con tabletas corporativas, ¿no sería mejor depositar los documentos en Google Docs (o la que más rabia te dé) y compartirla con determinados perfiles, evitando así la necesidad de tener que imprimir documentos?

Ser una empresa sin necesidad de imprimir puede ayudarte además a crearte una marca propia, personal, joven, dinámica que apuesta por una tendencia; una empresa que puede además “venderse” ante sus clientes como ética y responsable con el medio ambiente. Vemos por tanto que soluciones en la nube y redes sociales pueden aliarse para lograr que la pyme se aleje de la necesidad de imprimir.

Del mismo modo que hace años las empresas abandonaron las oficinas “cableadas” para conectar los equipos entre sí, a Internet, etc. vía wifi, ¿por qué no cuestionarse si es necesario en realidad imprimir documentos? Por cierto, un aspecto donde se agradece enormemente vivir en una oficina sin impresora -aunque sea mi propia casa- es por la limpieza de la mesa: sólo el portátil, el móvil y mi marco de fotos digital.

Publicado en Comunicación, Marca Personal, Redes Sociales | Etiquetado , , | Deja un comentario

WI FI GRATIS: POR QUÉ NO ES UN BUEN NEGOCIO

Estos días hemos asistido -atónitos- a la caída de una empresa española: Gowex Jenaro García, su fundador y hoy ex presidente, se encargó de hacer creer a inversores y medios de comunicación que su empresa valía un potosí en base a una idea: dar wi fi gratis a las ciudades. Me gustaría explicar por qué ofrecer wi fi gratis no es un buen negocio (en el tiempo).

La idea de Jenaro era hacer llegar el wi fi gratuito a todas las ciudades. En realidad ya hubo anteriormente otro emprendedor con una idea similar: Fon, diseñada por Martin Varsavsky. El argumento sobre el que giraba Fon era que cada usuario particular pudiera abrir sus wi fi -a través de las foneras– a los restantes usuarios de Internet. De este modo, si yo soy cliente de Fon, vivo en Madrid y me desplazo a otra ciudad, puedo navegar gratis (a velocidad “de pedales”) utilizando la wi fi de otro fonero.

Ofrecer Wi Fi gratis hace años estaba bien. Hoy, no merece la pena conectar a una red pública, aunque sea gratuita.

Esta idea, la de Fon, o la de Jenaro con Gowex, explicada hace unos cuantos años podría sonar a revolucionaria. Si echamos un ojo al pasado y analizamos los dispositivos con los que podíamos conectarnos a Internet, observamos que eran equipos que sólo podían hacerlo si era vía wi fi por varios motivos: o el dispositivo no permitía una conexión a datos o dicha conexión costaba un ojo de la cara. En el año 2009, contratar 500 MB costaba unos 35 euros. Hoy, por esa misma cantidad, puedes tener ADSL en casa, llamadas ilimitadas tanto desde el fijo como desde el móvil y 2 GB a 4G. El precio es un factor claro de por qué la gente -hace años- sí quería conectarse a Internet vía WiFi pública, y gratuita. Hoy, no lo es tanto.

Por otro lado, habrá quien le pueda parecer una buena idea conectarse a través de estas redes, sobre todo si se hace desde el extranjero. Llegas a un hotel y te conectas a su red. Sin embargo, los coste de roaming desde ya han descendido considerablemente. Y ahora, ¿qué prefieres: navegar a 3 nudos o a 25 nudos? Mejor cuanto más rápido, ¡verdad! Usa tu propia red.

Sigamos: la seguridad. Cuando uno accede por una wi fi gratuita a Internet es incapaz de gestionar por dónde están circulando los datos personales. Si eres de los propensos a irte conectando por wifi en cualquier sitio, te recomiendo que no accedas a tus cuentas bancarias o aquellas con datos sensibles. Hasta un niño con pocos recursos, algo de conocimiento informático y poco equipamiento te puede dar un pequeño susto, utilizando tus cuentas de acceso al banco, o ver tus fotografías. Ahora, ¿vas a poner en juego la seguridad de tus datos por ahorrarte 5 MB de tráfico de datos?

El modelo de negocio varía en el tiempo. Cuando me tocaba cubrir los eventos de SIMO para PC World, no podía hacer otra cosa que esbozar una sonrisa… SIMO: Salón Internacional del Mobiliario de Oficina. ¿Alguno ha visto un fabricante de muebles de Valencia vendiendo sillas, taburetes o cajoneras en la última edición? Yo nunca desde hace 14 años. Pero cuando SIMO nació, se dedicaba a eso, a exponer muebles de oficina. Hoy, esos muebles son smartphones, servidores, aplicaciones, software empresarial, ERP, la nube… Se ha adaptado la oferta a la demanda. Cuando nació Gowex, cuyo germen fue en 1999 Iber Band Exchange, efectivamente la idea podía ser revolucionaria: dar wifi gratis a todo el mundo. Las tarifas planas aún ni existían y prácticamente apenas había dispositivos capaces de conectarse a Internet de manera inalámbrica, que yo recuerde, sólo estaba el Nokia Communicator, pero su coste era exagerado: 1200 € por un teléfono en aquella época era ¡un disparate!

En el año 2014 ¿dar wi fi gratis es una buena idea? Sinceramente, creo que no. En cualquier negocio hay que reciclarse, actualizar conocimientos y ofrecer a nuestro potencial mercado servicios y/o productos de valor añadido. Tener wifi en el hotel hace 10 años era un “lujo” que se pagaba a oro el MB. Hoy, no es una característica de deleite, según la matriz de Kano, sino una característica básica. Quizás, si Gowex hubiera ido innovando desde 2004 y su negocio se articulara hacia otros servicios con mayor valor añadido, la empresa tendría sentido.

¿Dar wi fi gratis cuando Tuenti te ofrece por 1GB pot 7€? No, no tiene sentido…

Publicado en Gestión clientes, Negocios, Tecnología | Etiquetado , | 1 Comentario

MI (FUGAZ) PASO POR GOWEX

gowex

Malas expectativas para empleados, accionistas y emprendedores.

Cuando terminé mi carrera universitaria y empecé a buscar trabajo di -no recuerdo muy bien cómo- con una empresa que se llamaba Iber Band Exchange: el germen de Gowex, hoy noticia seguro que a escala mundial. Trabajé muy poco tiempo en esta empresa, creo que un par de meses sólo, pero aprendí unas cuantas cosas respecto a la gestión de un negocio:

Para entrar como responsable de comunicación de Iber Band Exchange (Iber-X), y que más tarde pasaría a llamarse Gowex, tuve que pasar por una entrevista con el responsable de la firma, Jenaro García. Él me recordó lo que hoy ya es público: que perdió a toda su familia en un accidente y que hay que trabajar muy duro las 24 horas del día los 7 días de la semana. Iber-X no nació en un garaje, sino en un piso en la C/ Academia, a espaldas del Museo del Prado. La cultura que se quería enseñar era la de trabajar a destajo siempre que la empresa lo necesitara. Para que ello no fuese incómodo, se dispusieron unas camas plegables “por si había que quedarse a trabajar hasta tarde”. Por supuesto, jamás las utilicé.  Ahí aprendí que una cosa es el trabajo, y otro, muy distinto…”no disfrutar de tu familia, tus amigos, por un sueldo”.

Muchos emprendedores e inversores dicen que cuando una empresa, o una startup se crear, el dueño ya debe tener puesto el ojo en una posible venta; es decir, especular. Y en realidad, Iber-X creo que nació con ese afán especulativo donde a los pocos meses de haberse creado, ya estaban pensando (el cuento de la lechera) en lo que podría valer en el mercado y la cantidad de millones que podrían obtener. Así las cosas, ninguno de los 4 socios (omito sus nombres obviamente) ni se han forrado ni están dirigiendo corporaciones del Ibex.35; más bien, todo lo contrario. Lo que me lleva a mi segunda conclusión: las valoraciones o estimaciones que se hacen de empresas suelen estar absolutamente infladas, no correspondiéndose casi nunca la realidad de lo que vale con “lo que dicen que vale”.

A Jenaro . o Jero, como le gustaba que le llamaran- me lo encontré en un sarao con motivo de la apertura de una empresa en 2002, y me explicaba que “menos mal que te fuiste, porque las cosas en la empresa no van muy bien”. Que en 2002 las cosas no fuesen bien, para que 2 años después, en 2004, la empresa marchara como un tiro, ¿a nadie le hacía sospechar?

LLegado a este punto, he de reconocer que dos días después del informe Gotham, me puse en contacto directamente con Jero para manifestarle mi apoyo, pues pensaba que no era más que una campaña de acoso y derribo o contra él o contra Gowex….Me equivoqué. Creo que será la última vez que pueda confiar en alguien tan a la ligera.

Correo electrónico que remití a Jenaro el día de la publicación del informe, pensando que era inocente.

Correo electrónico que remití a Jenaro el día de la publicación del informe, pensando que era inocente.La última vez que voy de “bueno”.

De héroe a “villano”. ¿Cómo acabará esto?

Y, por cierto, si Gowex acaba de presentar un concurso voluntario de acreedores (los accionistas ya sabemos que han perdido todo), mi pregunta es ¿qué pasará con la conectividad wifi en las ciudades que daba cobertura? Hilando un poco más fino, ¿los responsables de TI no tenían ni idea de que el negocio de Gowex, sólo por ofrecer wifi gratis no podía resultar tan extremadamente beneficioso?

Dicen que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo. Hoy mismo Jero en su cuenta de twitter pedía perdón por lo ocurrido (¡anda, como el Rey saliente, qué ocurrentes!). Llama la atención que su time line pase de publicar una foto con su equipo preparando su ¿defensa? y sólo unos pocos días después entone el mea culpa.

Publicado en Ética, Negocios | 5 comentarios